×

¿Qué estás buscando?

Una historia construida por Músicos Argentinos Convocados: la Ley Nacional de la Música (parte 1)


Con la participación de músicos y músicas de todos los géneros y lugares, y a través de un largo derrotero de 6 años, se lograron conquistar derechos para mejorar las condiciones en las que desarrolla la actividad musical.

Conocé más sobre el histórico proceso de construcción de la Ley en la emisión especial de Unísono, mirala en este enlace
 
28 de noviembre de 2012. Festival acompañando la sanción de la Ley. Fotografía Eduardo Fisicaro
 
Si bien la necesidad de contar con un órgano de fomento a la actividad musical existió desde hace décadas, la posibilidad concreta de lograrlo surgió en el año 2001 con el nacimiento de la Unión de Músicxs Independientes (UMI). Esta organización autogestiva marcó las conquistas de derechos para los músicos y músicas en los últimos 15 años. Ya en el 2001 la UMI venía proponiendo una Ley del Disco (de fomento a la producción fonográfica), que luego, a raíz del conflicto desatado por la repentina reglamentación del Estatuto del Ejecutante Musical, se trasladó a todos los aspectos de la actividad musical. 

Fue en el 2005 cuando se reglamentó el mencionado Estatuto del Ejecutante Musical, una ley del año 1958. Esta norma, si bien era positiva para época, no contemplaba los cambios ocurridos en la actividad musical medio siglo después, ni las formas en la que los músicos y músicas se organizaban para llevar adelante sus proyectos. Entendiendo esta situación, músicos/as/xs de todo el país se movilizaron en rechazo a su aplicación, iniciando una forma de organización y construcción basada en la conformación de multitudinarias asambleas. Este fue el punto de partida de un camino de seis años protagonizado por el Movimiento de Músicos Convocados.

En las históricas asambleas iniciadas en 2006 participaron más de mil quinientos músicos y músicas, a los que se les sumaron adhesiones de artistas y organizaciones de todo el país.

 
Multitudinarias asambleas en el Hotel Bauen. Año 2006

Luego de lograr la derogación del Estatuto del Ejecutante Musical, se continuó trabajando por una Ley Nacional de la Música realmente federal, que nos represente y proteja, fomentando la música nacional en todos sus géneros y en todas las regiones del país. En las asambleas se decidió por votación organizar “grupos de trabajo”. Estos fueron espacios pre resolutivos donde se canalizaron las propuestas surgidas. Luego de diversos debates, se conformó por votación el grupo redactor de los puntos principales. En esta instancia fue donde se decidió dividir el proyecto de ley en dos partes: primero se generaría un órgano de fomento para mejorar las condiciones generales en las que se desarrolla la actividad, lo que hoy es el INAMU, luego, en una segunda parte, se trabajaría en mejorar las condiciones laborales, generando un encuadre legal para las diversas modalidades de trabajo. A través de esta metodología, se llegó a un consenso sobre los puntos principales para el proyecto de una Ley Nacional de La Música (parte 1: de Creación del INAMU), los cuales tuvieron el apoyo de la asamblea, de las diferentes organizaciones nucleadas en la FA-MI (Federación Argentina de Músicos Independientes), y de grandes figuras como Mercedes Sosa, Luis Alberto Spinetta, Charly García, Litto Nebbia, Teresa Parodi, Liliana Herrero, Rubens “Donvi” Vitale, Miguel Cantilo, Rocambole, Leopoldo Federico, Susana Rinaldi, Gerardo Gandini, Gustavo Cerati, la “Mona” Giménez, Babasónicos, Bruno Arias, Eruca Sativa, entre otros, y miles de artistas de todos los géneros y provincias. Este respaldo fundamental fue el disparador para la presentación del proyecto. 
 
Adhesiones

En medio de este proceso colectivo surgió el debate y tratamiento de una nueva ley de medios audiovisuales.Músicos Convocados se sumó a este debate, participando de foros y audiencias, con el objetivo de lograr que la ley contemple una cuota de difusión obligatoria de música argentina en las radios de todo el país, incluyendo a la música independiente, y se propone un porcentaje de los fondos a recaudar para financiar al futuro Instituto Nacional de la Música. El arduo trabajo del movimiento logró que se fije una cuota mínima del 30% de música argentina, con la mitad de la misma de producción independiente. Además, se lograron los fondos para el futuro Instituto Nacional de la Música: el 2% de todo lo recaudado por la autoridad de aplicación de la ley.
 
 
28 de noviembre de 2012. Festival acompañando la sanción de la Ley. Fotografía Eduardo Fisicaro
 
Luego de esto continuaron las adhesiones de músicos y músicas, quienes realizan foros, encuentros, festivales, charlas y distintas actividades a favor de que avance el tratamiento de la norma. Entre estas acciones, se destacan los recitales en la Antártida realizados en la Base Marambio por el grupo de rock La Tolva, el jazzista Omar Garayalde y el tanguero Walter Slongho, donde “los músicos por nuestros sueños fuimos hasta el fin del mundo para apoyar la Ley Nacional de la Música”. Si bien la iniciativa fue presentada en 2010, perdería estado parlamentario en 2011. Pero el Movimiento de Músicos Convocados no se dio por vencido y, con el aporte económico de la UMI, se realizó un Festival frente al Congreso exigiendo el tratamiento parlamentario de la ley. Esto significó un mayor esfuerzo por parte de todo el movimiento, logrando que el proyecto se presente nuevamente en agosto de 2012. En octubre de ese año el proyecto obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados de la Nación.
 


Por último, el 28 de noviembre, Músicos Convocados organizó un festival para acompañar el tratamiento del proyecto en el Senado. Finalmente, con el apoyo de todos los bloques y signos políticos, la Ley Nacional de la Música (parte 1) obtuvo su aprobación por unanimidad, tanto en lo general como en lo particular, creando el Instituto Nacional de la Música, un ente público no estatal, siendo el primer órgano de fomento específico para la música en Argentina. En reconocimiento al trabajo realizado para lograr la Ley Nacional de la Música, fueron nombrados como Directorio fundacional: el músico Diego Boris Macciocco como presidente, y a la música Celsa Mel Gowland como vicepresidenta. 
 

Puntos principales de la
Ley Nacional de la Música (parte 1)

 
• Creación del Instituto Nacional de la Música (INAMU) como órgano de fomento
• Generación de sedes regionales
• Participación en cada región de las organizaciones de músicos/as/xs en la definición de los requisitos para acceder a beneficios
• Mejorar la difusión de música nacional en los medios de comunicación
• Creación de Circuitos Estables de Música en Vivo
• Creación de un Circuito Cultural Social
• Que parte de los beneficios que otorgue el INAMU sean herramientas que solucionen una instancia del proceso productivo de un proyecto musical
• Trabajar en la Formación Integral del Músico/a/x poniendo énfasis en el conocimiento de los Derechos Intelectuales y laborales.
 
 





 

 

Compartir en redes

Inamu
Ministerio de Educación
Ministerio de Educación